jueves, 14 de noviembre de 2019

Los Reyes colocan una corona a los pies del monumento al soldado español en Santiago


LA HABANA/SANTIAGO DE CUBA.- Este jueves, 14 los Reyes de España se trasladaron al Museo Nacional de Bellas Artes de La Habana donde se expone el autorretrato de Goya, pintada por el autor zaragozano en 1815, y cedido temporalmente por el Museo Nacional del Prado durante un mes -del 11 de noviembre al 12 de diciembre-. Este Museo, inaugurado a principios del siglo XX, alberga un importante patrimonio artístico, y está considerado uno de los más importantes de América Latina con más de 45.000 obras.

También, a lo largo de la mañana, Don Felipe y Doña Letizia acompañados por el ministro de Salud Pública de la Cuba, José Ángel Portal, visitaron el Centro de Inmunología Molecular de Cuba, cuya misión es obtener y producir nuevos biofármacos destinados al tratamiento del cáncer y otras enfermedades crónicas no transmisibles e introducirlos en la Salud Pública cubana. 
Tras las explicaciones de las instalaciones del centro sobre una maqueta a cargo del director general centro, los Reyes saludaron a varios pacientes oncológicos que han superado con éxito la enfermedad. Desde allí se trasladaron al Centro de Inmunoterapia del Cáncer, donde visitaron los laboratorios y mantuvieron un encuentro con los investigadores y trabajadores. El objetivo de este Centro es compartir, intercambiar y discutir las nuevas tendencias y los retos de la Biotecnología y la Bioingeniería relacionados con la obtención de productos para el tratamiento del cáncer y enfermedades autoinmunes.


 En Santiago de Cuba

Al mediodía, los Reyes se trasladaron al Aeropuerto Internacional José Martí, desde donde viajaron a Santiago de Cuba. A su llagada, Don Felipe y Doña Letizia se dirigieron al Castillo del Morro de San Pedro de la Roca, importante fortaleza militar, declarada Patrimonio de la Humanidad, donde acompañados por la presidenta de la Asamblea Provincial del Poder Popular en Santiago de Cuba, Beatriz Johnson, recorrieron el castillo fotografiándose ante una placa de bronce conmemorativa de la visita y junto al cuadro “El mar que nos une”, donado por los Reyes con motivo de su visita. 
Seguidamente, en un baluarte, tuvo lugar la ceremonia de homenaje a los miembros de la Escuadra del Almirante Cervera caídos en combate en 1898 y en donde se dio lectura solemne de un texto seguido del toque de oración a cargo de un corneta del Ejército cubano.
Una visita al Memorial de la Loma de San Juan, lugar decisivo en la batalla de la Guerra Hispano-Cubano, en la que se colocó una corona a los pies del monumento al soldado español y se dio lectura solemne de un texto de homenaje, puso fin al Viaje de Estado de Sus Majestades los Reyes a Cuba que ya regresaron a España.

Los Reyes de España devuelven la invitación al presidente de Cuba


MADRID.- Tras mantener un encuentro con diversas figuras de la sociedad civil cubana, don Felipe y doña Letizia han ofrecido anoche lo que se conoce como cena de retribución al jefe del Estado caribeño, durante la cual el monarca ha pronunciado unas palabras, como ya hizo durante su recepción a la colectividad española afincada en Cuba, según crónica de la revista  ¡Hola!

Felipe VI recordó ante el presidente cubano que España llevó a Cuba la concepción de los derechos humanos universales, defendió su respeto y subrayó que es el propio pueblo cubano el que debe decidir sobre su futuro porque "los cambios en un país no pueden ser impuestos". 
Resaltó también que es necesario la existencia de instituciones que representen a todos los ciudadanos y que éstos puedan expresar por sí mismos sus preferencias y encontrar en ellas "el adecuado respeto a la integridad de sus derechos, incluyendo la capacidad de expresar libremente sus ideas, la libertad de asociación o la de reunión". 
En esa línea, señaló que una lección segura que se extrae de la historia es que la evolución, la adaptación y el cambio son inevitables. 
"Nada queda congelado en el tiempo, y quien se resiste a su paso pierde la oportunidad de colaborar en el diseño de ese futuro que ya está naciendo o, más aún, que ya está aquí", añadió.
Felipe VI ofreció a Díaz-Canel la experiencia española para el proceso de cambio en el que está inmerso su país, y destacó lo que supuso para España su vigente Constitución de 1978 y que dijo que se fundamentó en el pacto, la negociación, el consenso y la reconciliación.
Horas antes de este acto, los Reyes mantuvieron un encuentro con una representación de la sociedad civil cubana, integrada por sectores muy diversos como organizaciones sociales y de masas y las organizaciones o asociaciones científicas o técnicas, culturales y artísticas, deportivas, de amistad y solidaridad, periodismo, intelectuales y “cuentapropistas”, con una franja de edad comprendida entre los 30 y los 60 años, muestra una heterogeneidad con el denominador común de representar a una parte importante y profesionalmente activa del actual tejido social cubano.
Esta cena no solo pone fin a la intensa jornada de los Reyes en Cuba, sino que también da por finalizadas las cenas oficiales en el país, dado que este jueves, después de cumplir con varios compromisos institucionales, don Felipe y su esposa pondrán rumbo a España.

Felipe VI se reúne con Raúl Castro en el último día de su visita a Cuba


LA HABANA.- Felipe VI se reunió este jueves con el expresidente de Cuba y actual líder del Partido Comunista del país (PCC), Raúl Castro, en La Habana en el último día de la histórica visita de Estado de los reyes a la isla, un encuentro que el Gobierno español calificó de "gesto de amistad y deferencia". Fueron las propias autoridades cubanas las que el miércoles por la noche pidieron a la delegación española la celebración de este encuentro.

La cita, que inicialmente no estaba prevista en el programa oficial del viaje, tuvo lugar al comienzo de la jornada, después de que el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, cursara la invitación al término de la cena que le ofreció el monarca anoche en La Habana, en la que ambos pronunciaron sendos discursos.
"En un ejemplo que entendemos de aprecio y de reconocimiento a la importancia de la visita y después de escuchar las palabras del Rey, se nos invitó al encuentro con Raúl Castro", explicó hoy el ministro español de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, en una conversación con periodistas en la capital cubana antes de la reunión.
Raúl Castro, de 88 años, cedió el poder a Díaz-Canel en abril del pasado año, aunque se mantiene al frente del Partido Comunista Cubano (PCC) hasta 2021 y ha sido el encargado de presidir la comisión encargada de la reforma de la Constitución, en la que no se han hecho cambios en el modelo político del país.
El menor de los Castro sucedió en la presidencia a su hermano Fidel en 2006 de forma provisional por su enfermedad y dos años después, tomó el mando de forma plena.
En la cita, que según Borrell tuvo un carácter "privado" y de la que no se ha informado dónde tuvo lugar, acompañaron a don Felipe el propio ministro y el embajador de España en la isla, Juan Fernández Trigo.
Según Borrell, la reunión fue "la forma de redondear" la visita de alto nivel de los reyes y debe ser interpretada como "un gesto de amistad y deferencia".
"Merecía la pena", resumió Borrell, quien recordó que Raúl Castro y Felipe VI se conocen al haber coincidido cuando era príncipe en algunas tomas de posesión de presidentes iberoamericanos.
Borrell no quiso concretar qué asuntos se trataron en la reunión y se limitó a decir que se habló "de todo".
"Ha sido un diálogo abierto, franco y sin cortapisas, pero el diálogo de un Rey no es el trato de un presidente del Gobierno", añadió el ministro al referirse a los contactos mantenidos con las autoridades cubanas durante la visita real y al papel institucional del monarca.
 
En el discurso que Felipe VI pronunció anoche ante Díaz-Canel, defendió la democracia y los derechos humanos y que el pueblo cubano sea el que decida sobre su futuro porque "los cambios en un país no pueden ser impuestos".
El mandatario cubano, que no estaba previsto inicialmente que interviniera, reivindicó el modelo socialista y que el camino que han elegido los cubanos ha sido "por voluntad propia".
En 2017, Raúl Castro invitó formalmente a los reyes a visitar la isla, pero no llegó a hacerse antes de que cediera el poder a Díaz-Canel.
Éste renovó la invitación para que el histórico viaje se celebrara este año, coincidiendo con el 500 aniversario de la fundación de La Habana.
Felipe VI ha sido el primer rey que pisa la isla en visita de máximo nivel, después de que su padre, Juan Carlos I, estuviera en la isla en 1999 con la reina Sofía para participar en la cumbre iberoamericana, en la que Fidel Castro tuvo un trato preferente hacia él.
Don Juan Carlos regresó al país caribeño en noviembre de 2016 para asistir al funeral del líder de la revolución cubana.

miércoles, 13 de noviembre de 2019

El rey de España se ofrece a acompañar en la transición de Cuba a la democracia


LA HABANA.- La jornada de hoy de los Reyes de España en La Habana finalizó con la cena de retribución ofrecida por Sus Majestades al presidente de Cuba y la Sra. Lis Cuesta, celebrada en el Palacio de los Capitanes Generales, en la que Don Felipe pronunció unas palabras. 

Comenzó destacando que “…España trajo consigo instituciones, ideas y valores. Las bases del Derecho Internacional, la concepción de los derechos humanos universales, el debate sobre la guerra justa, fueron aportes que dieron origen a lo que conocemos como la Edad Moderna. Todo ello hace que, en conjunto, esta historia “nuestra” se destaque como algo singular y extraordinario en el mundo…“. 
También el Rey puso de relieve que la “…raíz común está, precisamente, en la base de uno de los grandes proyectos políticos que vio la luz en el pasado siglo: la Comunidad Iberoamericana de Naciones, proyecto que albergó a Cuba desde su inicio y que, a través del Sistema de Cumbres y de la labor de su Secretaría General y los demás organismos iberoamericanos, ha traído consigo grandes progresos en la cooperación iberoamericana…”.
Don Felipe señaló además, que el “…proceso de cambio en el que está inmersa Cuba, nosotros, Señor Presidente, queremos acompañarles; y queremos hacerlo sobre la base del respeto y sobre la base de la propia experiencia. España supo dotarse, en 1978, de una Constitución basada en el pacto, la negociación, e inspirada en el consenso y la reconciliación. Y al amparo de ese marco constitucional, refrendado por el pueblo español en el ejercicio de su soberanía, los españoles hemos vivido nuestros mejores años como un país plenamente democrático…”.

Los Reyes de España reciben en la Embajada de La Habana a una representación de la sociedad civil cubana


LA HABANA.- En la Embajada de España en Cuba, los Reyes don Felipe y doña Letizia mantuvieron esta tarde un encuentro con una representación de la sociedad civil cubana, integrada por sectores muy diversos como organizaciones sociales y de masas y las organizaciones o asociaciones científicas o técnicas, culturales y artísticas, deportivas, de amistad y solidaridad, periodismo, intelectuales y “cuentapropistas”, con una franja de edad comprendida entre los 30 y los 60 años, muestra una heterogeneidad con el denominador común de representar a una parte importante y profesionalmente activa del actual tejido social cubano.

La visita del rey Felipe, un golpe de optimismo para los empresarios españoles en Cuba


LA HABANA.- Los empresarios españoles en Cuba consideran "un golpe de optimismo" la visita del rey Felipe VI, con quien se reunieron para transmitirle sus inquietudes, desde la deuda que arrastra con ellos el Gobierno cubano hasta los perjuicios por el endurecimiento del embargo de EE.UU.

"Todos le dijimos que agradecemos mucho que haya venido a Cuba en medio de dificultades", explicó el presidente de la Asociación de Empresarios Españoles en Cuba, Xulio Fontecha, tras la reunión de aproximadamente dos horas celebrada en la residencia del embajador de España, en la zona oeste de La Habana.
Una veintena de empresarios -entre ellos los presidentes de Meliá, Gabriel Escarrer, e Iberostar, Miguel Fluxá- conversaron allí con el monarca, al que acompañaron el secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica y el Caribe, Juan Pablo De Laiglesia, y la secretaria de Estado de Comercio española, Xiana Méndez.
"Por el tipo de Estado que hay en Cuba, la relación estatal de representantes extranjeros es muy importante y ayuda mucho al empresariado extranjero; y por supuesto la visita del rey es fundamental", declaró Fontecha.
Aproximadamente 300 empresas españolas operan en Cuba, donde el sector turístico acapara gran parte del volumen de negocio con la presencia de grandes corporaciones hoteleras como Meliá, Iberostar y Barceló, que, operando en régimen mixto con el Gobierno cubano, abarcan el 70 % de las habitaciones en la isla.
Estas empresas, así como algunas pymes, se han visto afectadas por el endurecimiento del embargo económico a Cuba por parte de la Administración del presidente estadounidense, Donald Trump.
Específicamente Trump activó en mayo los títulos III y IV de la ley Helms-Burton, que dieron vía libre a demandas contra compañías que se lucren de antiguas propiedades privadas confiscadas tras la Revolución de 1959, lo que afecta a empresas españolas.
En la reunión con el rey "primero intervinieron los hoteleros, que le transmitieron los casos concretos de demandas que han tenido, y después manifestamos que hay pymes que no salen en los grandes medios pero están sufriendo acoso, hostilidad, amenazas, cierre de cuentas bancarias o problemas con mensajería", reveló Fontecha.
Por otra parte, los empresarios expresaron a Felipe VI su inquietud por los más de 300 millones de euros que les adeuda el Gobierno cubano, una deuda que sigue vigente pese a varias promesas de que se saldaría pronto desde la visita del presidente Pedro Sánchez en noviembre del año pasado.
"La visita del rey no va a servir para que nos paguen, pero puede pegar un tirón para que grandes compañías se interesen por invertir en la isla" y con ello mejorar la solvencia del país, valoró el presidente de los empresarios españoles en la isla.
También afirmó que "este año ha sido muy institucional, muy importante para nosotros. Desde la visita de Pedro Sánchez han venido varios ministros y finalmente el rey, así que ha sido un año muy fuerte en las relaciones bilaterales".
El pasado mayo la ministra de Industria, Comercio y Turismo en funciones, Reyes Maroto, visitó Cuba para dar seguimiento a la agenda económica de Pedro Sánchez en la isla, mientras Borrell visitó La Habana en octubre, principalmente para preparar la visita de los reyes.
La reunión con los empresarios tuvo lugar en la segunda de las tres jornadas de actividades de la visita de Estado a Cuba que Felipe VI realiza junto a la reina Letizia y que comenzaron con una visita al lugar donde nació La Habana y a los palacios más emblemáticos que lo rodean en vísperas de la conmemoración de los 500 años de la ciudad.
En su principal discurso del viaje, pronunciado hoy frente a casi un millar de representantes de la comunidad española en Cuba, el rey ya expresó su total apoyo a los empresarios españoles con intereses en Cuba por la tarea que realizan y ante las "dificultades actuales" y condiciones adversas a las que tienen que hacer frente.

El Rey muestra su "apoyo total" a los empresarios españoles en Cuba


LA HABANA.- El Rey Felipe VI ha expresado este miércoles en La Habana su "apoyo total" a los empresarios españoles en Cuba: "No ignoramos las dificultades actuales a las que hacéis frente y que tenemos muy presentes. Nuestras autoridades están trabajando para aliviar su impacto sobre vosotros", ha dicho.

En un contexto aún más difícil de lo habitual en Cuba por el aumento de la presión estadounidense, ha elogiado a los empresarios que luchan por sacar adelante a sus empresas "en condiciones no siempre fáciles". 
"Precisamente ahora, la Reina y yo queremos mostraros nuestro total apoyo", ha añadido.
El jefe de Estado ha lanzado este mensaje de apoyo en su primer discurso en La Habana, donde el martes comenzó una visita de Estado, y lo ha hecho durante una recepción a la colectividad española en el Gran Teatro Nacional Alicia Alonso. El Rey almorzará después con una representación de esos empresarios.
"Quiero enviaros un saludo muy especial lleno de solidaridad por parte de todos los españoles que saben lo mucho que habéis construido aquí", ha añadido. España es el tercer socio comercial de Cuba, por detrás de China y Venezuela, y el primero de la UE, responsable de la mitad de las exportaciones del 'club' europeo. Más de 70 hoteles en la isla están gestionados por empresas españolas.
Tras los años de apertura económica impulsados por el presidente de EEUU Barack Obama, las sanciones decretadas por la Administración Trump han hecho mella en la ya maltrecha economía cubana, complicando la capacidad de Cuba hacer frente a los pagos de las empresas españolas y muchas de las 250 empresas operativas en la isla son pymes.
A eso se suman el deterioro de la economía venezolana y las sanciones directas de EEUU contra activos que afectan a empresas españolas: los ciudadanos de Estados Unidos tienen prohibido hacer negocio con varios hoteles gestionados por empresas españolas, porque la propiedad es de empresas españolas cubanas. Entre ellos está el Iberostar Gran Packard, donde se alojan los Reyes en Cuba.
La última medida de presión ha sido la reactivación de los títulos III y IV de la Ley Helms-Burton. El primero abre la puerta a que empresas que hagan negocio con bienes confiscados por el régimen castrista sean demandadas ante tribunales estadounidenses; el segundo permite que se impida a sus ejecutivos entrar en Estados Unidos.
Las palabras del Rey ante cerca de un millar de españoles en Cuba se han dividido a partes iguales entre la preocupación por los empresarios y el afecto a los residentes españoles en la isla: "Sois la viva presencia de España en Cuba, una nación hermana y amiga".
En esa línea, ha afirmado también que "nada de lo que ocurra en Cuba es ajeno a España y nada de lo que ocurra en España es ajeno a Cuba". 
En su primera visita a Cuba, ha destacado el "simbolismo" y la "emoción" del "reencuentro con españoles, que son "la viva expresión" de lo mucho que une a ambos pueblos.
El Rey ha destacado que ello "no habría sido posible si Cuba no hubiese sido un país de acogida y de arraigo", porque a lo largo de generaciones muchos españoles "llegaron a estas tierras en busca de un futuro más próspero". 
"Especialmente en momentos duros de nuestra historia en los que, por razones políticas o por falta de oportunidades económicas entonces, muchos españoles vieron en la emigración una oportunidad", ha precisado, señalando que "en esos momentos de dificultad, Cuba abrió sus puertas a gallegos, asturianos y canarios, entre otros, para que pudieran ganarse el sustento trabajando duro con tesón".
Consecuencia de ello, Cuba acoge la tercer mayor colonia española en Iberoamérica tras las de Argentina y Venezuela, 140.000 ciudadanos que pueden superar los 200.000 cuando terminen de resolverse las solicitudes presentadas en virtud de la llamada 'Ley de Abuelos'. El Rey conocerá esta tarde una maqueta de las obras para el nuevo Consulado en La Habana y, además, el Gobierno ultima la apertura de un segundo Consulado en Camagüey.
 
La visita se ha organizado con motivo del quinto centenario de la fundación de La Habana, "un hecho histórico que merece una conmemoración especial". 
Felipe VI ha incidido así en el "especial vínculo de hermandad" entre ambos países, que se "consolidó durante más de cuatro siglos, casi hasta las puertas del siglo XX".
Todo ello, ha explicado, son "circunstancias tan singulares, tan emotivas, tan complejas", que explican "la profundidad y la fortaleza de los lazos" entre las dos naciones. El Rey ha agradecido a los españoles su contribución a que "España sea un país tan respetado y tan querido en Cuba".
Mañana jueves el viaje de los Reyes termina en Santiago de Cuba con un "sentido homenaje" a los que "dieron su vida por España en 1898, defendiendo los valores por los que lucharon y en los que creyeron".


martes, 12 de noviembre de 2019

EEUU carga contra la visita de los Reyes de España a Cuba por “dar legitimidad al régimen”


WASHINGTON.- El senador estadounidense Marco Rubio dirigió este lunes una carta a los Reyes de España por su visita de Estado a Cuba en la que les insta a sostener un “diálogo privado” con la oposición y a mencionar ante el “régimen” cubano el caso de un grupo de opositores “arbitrariamente” detenidos.

Rubio comienza su carta abierta afirmando que siente “preocupación” por esa visita y que su “mayor deseo” hubiera sido que el rey Felipe VI y la reina Letizia abogaran en Cuba por “los principios democráticos, incluyendo la defensa de los derechos humanos y la libre expresión”.
“Desafortunadamente tengo entendido que no se estarán reuniendo con miembros de la oposición o activistas de derechos humanos, ya que se los ha prohibido la dictadura”, subraya.
Y agrega: “ante estos hechos, considero que su visita le servirá como propaganda de legitimidad a un régimen que le ha abierto las puertas al narcodictador venezolano Nicolás Maduro y a otros elementos extranjeros malignos que a diario socavan los valores democráticos del hemisferio”.
Los reyes de España llegaron ayer lunes a La Habana para la primera visita de Estado de un monarca español a la isla y fueron recibidos en el aeropuerto por el ministro de Exteriores, Bruno Rodríguez.
La agenda de Felipe VI y Letizia en Cuba se enmarca en la conmemoración de los 500 años de la fundación de La Habana y no comenzó hasta este martes, cuando fueron recibidos por el presidente Miguel Díaz-Canel.
El senador republicano, con gran influencia en la política exterior del Gobierno de Donald Trump hacia América Latina, dice que Cuba es “un país donde una dictadura comunista lleva 60 años oprimiendo sistemáticamente a sus ciudadanos“, que viven “un calvario” bajo ese sistema.
El “régimen de Cuba” tratará de venderles una “utopía inexistente” en lugar de la realidad del país, agrega en su misiva al jefe del Estado español y su esposa.
“La verdadera Cuba es aquella en la que vive el ciudadano cubano que es víctima de atropellos por parte del régimen y las restricciones que les impone la Seguridad del Estado. La Cuba de los líderes religiosos, los periodistas independientes, los presos políticos y todos los opositores de la dictadura es la dura realidad que viven la mayoría de los cubanos”, subraya.
Hijo de cubanos exiliados en Miami, Rubio exhortó a los reyes “a que sostengan un diálogo privado con miembros de la oposición cubana y así puedan escuchar de primera mano las violaciones de derechos humanos y la censura a la que son sometidos a diario”.
Además, les invitó a que “durante sus reuniones con miembros del régimen de Cuba destaquen los casos de los miembros de la UNPACU (Unión Patriótica de Cuba), incluyendo a su líder José Daniel Ferrer, quienes llevan más de un mes arbitrariamente secuestrados por el régimen”.
“Ayer la familia de José Daniel me notificó que Ferrer se encuentra en condiciones inhumanas y que está siendo maltratado cruelmente”, dice Rubio quien adjunta a su carta otra que le dirigió a él la familia del líder de UNPACU.
Rubio concluye con una mención a que el “gobierno de los Estados Unidos ya ha alzado su voz y ha denunciado el atropello por parte del régimen contra José Daniel y los demás miembros de la UNPACU”.
“Es importante que nuestros aliados también condenen esta acción”, subraya el senador estadounidense por el estado de la Florida, un estado donde reside una importante parte del exilio cubano, que ha condenado la visita real a Cuba y organizado manifestaciones de protesta en Miami los últimos días.
A Rubio le parece “injusto” que el viaje de los Reyes de España “sea simplemente un obsequio al régimen cubano y que el mismo no incluya en su agenda las graves violaciones a los derechos humanos que viven los ciudadanos cubanos, aquellos que constantemente son humillados y censurados”.
El senador se despide de los reyes “con la esperanza” de que “esta carta sirva para que consideren las repercusiones” de la visita y les agradece “su atención y continuo liderazgo”.

Los Reyes en La Habana / Pablo Sebastián *

La visita de los Reyes de España a Cuba coincidiendo con el 50 aniversario de la fundación de La Habana era una visita obligada por cuanto Cuba era el único país de América Latina que los monarcas españoles habían visitado desde el inicio de la Transición democrática española.

Se cierra así el periplo de la Corona de España por las tierras de América Latina y ello a pesar de las reticencias de la derecha española y de EEUU que ha criticado este desplazamiento porque consideran que España, con este viaje del Jefe del Estado, está legitimando el régimen castrista de Cuba.

Lo que, además de no ser cierto, porque estamos ante relaciones entre los Estados y no de los gobiernos, constituye una arbitrariedad de Donald Trump porque USA mantiene relaciones muy especiales con regímenes dictatoriales y teocráticos como son los de Arabia Saudí, los Emiratos del Golfo Pérsico y otras dictaduras de África y Asia, como es el caso de China.

Ya intentaron los EEUU impedir la visita de Adolfo Suárez a Cuba al inicio de la Transición, en un viaje histórico que luego fue imitado por otros países de Europa. Y fue Aznar quien impidió que el viaje a Cuba de los reyes Juan Carlos y Sofía, durante la cumbre Iberoamericana de La Habana, fuera a la vez una visita oficial y de Estado.

Pero ahora los reyes don Felipe VI y doña Letizia han acabado con esta absurda y anómala situación, por más que le pese al presidente Trump, que mantiene el bloqueo económico y comercial a Cuba, mientras Washington comercia y hace negocios con dictaduras de todo el mundo.

Además las relaciones entre los pueblos de Cuba y España son especiales y están marcadas por muy estrechos y muy importantes lazos históricos y culturales, que saldrán reforzados tras el viaje de los Reyes a Cuba.

Y parece un error de los partidos de la derecha española, como el PP, haber criticado el viaje de los monarcas a La Habana, e incluso haberlo relacionado con la crisis política e institucional actual de España que, en ningún caso, puede afectar a la política exterior de España que debe mantener su agenda diplomática al margen del debate nacional.



(*) Periodista español

Los Reyes Felipe y Letizia realizan un paseo distendido por La Habana


LA HABANA.- El viaje de Estado de los Reyes Felipe y Letizia a La Habana ha dejado imágenes históricas en su primera jornada: la primera reunión oficial de un jefe de Estado español con un presidente de Cuba y una visita distendida de los Reyes al centro colonial de la capital, saludando a turistas y curiosos.

Normalidad institucional y cordialidad por parte de los Reyes, que han sido recibidos por Diaz-Canel y su esposa, Lis Cuesta, en la sede del Consejo de Estado, y sensación de deber cumplido por parte del Ejecutivo, que se empeñó en mantener la visita pese a la coyuntura política en España, estando en funciones y justo después de unas elecciones generales 'repetidas' por el bloqueo político.
El Gobierno español ha querido dar a la visita la categoría de 'viaje de Estado', la más alta en el protocolo español, y poner fin así a lo que consideraba una anomalía histórica, que Cuba, la última colonia de la Corona española en América, que tuvo un papel clave en la historia española en América, no hubiera recibido aún una visita de máximo nivel de los jefes de Estado. 
Cuba es el único país iberoamericano que no había visitado hasta ahora el Rey, que como Príncipe de Asturias recorrió todos los demás en las tomas de posesión de los presidentes durante 18 años.
"Son 500 años de la fundación de la ciudad, España no podía faltar a esta cita histórica", ha argumentado el ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación en funciones, Josep Borrell, tras acompañar a los Reyes en su visita por el centro colonial de la ciudad. Es, ha dicho, "un momento histórico, una primera visita de un Rey de España a Cuba y a La Habana en particular".

Al margen de la coyuntura política 


El ministro no ha querido hacer comentarios sobre la situación política en España, donde el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, han anunciado un acuerdo para gobernar en coalición
"No se me olvida, pero a partir de ahora voy a estar de vacaciones hasta las cuatro de la tarde", ha bromeado.
Aunque los Reyes llegaron el lunes por la noche a la isla, los actos oficiales han comenzado el martes por la mañana ante el monumento a José Martí, para la ofrenda floral que forma parte del protocolo cubano para las visitas oficiales. 
El memorial está en lo alto de la plaza de la revolución, así que la ofrenda, precedida por los himnos de los dos países, ha dejado la imagen de los Reyes y la delegación española flanqueados por los gigantescos retratos murales de Ernesto 'Che' Guevara y Camilo Cienfuegos.
El jefe del Estado y su esposa han ido después a la sede del Consejo de Estado, donde los han recibido Díaz-Canel y Lis Cuesta, antes de una ceremonia de honores y revista de tropas por parte de los jefes de Estado en el mismo salón donde hace un año Díaz-Canel recibió a Pedro Sánchez. 
Eso sí, esta vez la ceremonia ha incluido un saludo a las banderas de ambos países. El saludo también lo han hecho la Reina y Lis Cuesta, que han hecho el mismo recorrido, una deferencia porque lo habitual es que la esposa de Díaz-Canel se quede esperando junto a la delegación en las visitas oficiales.

Reunión de media hora y firma de un acuerdo 

El Rey se ha reunido con Diaz-Canel, acompañados ambos por sus respectivas delegaciones, durante una media hora. Según el ministro Borrell, en esa reunión las delegaciones han hablado "de todo", según ha dicho en una conversación informal con periodistas cuando se le ha preguntado si habían hablado de derechos humanos.
Después, ambos jefes de Estado, sonrientes, han presidido la firma del nuevo Marco de Asociación País, el documento base de la Cooperación española en Cuba en 2019-2022, valorado en 57,5 millones de euros.
Precisamente, de forma paralela, la Reina Letizia y Lis Cuesta han visitado la Escuela Taller Gaspar Melchor de Jovellanos, punta de lanza de la cooperación española en la isla, por la que han pasado más de 1.500 jóvenes desde 1992 para formarse en tareas relacionadas con la conservación de patrimonio histórico.
Ha sido después de esa visita a la 'joya' de la cooperación española en La Habana cuando el Rey ha acudido también a la zona colonial de la ciudad para un breve paseo junto a su esposa, ataviado, como buena parte de la delegación española, con la tradicional guayabera caribeña, en color azul.
Los Reyes se han marchado a comer en privado y esta tarde irán al Gran Teatro Alicia Alonso, para ver la exposición fotográfica 'España y Cuba: contigo en la distancia' y asistir a una gala de danza. 
Después, volverán a la sede del Consejo de Estado, donde se reunirán de nuevo con Díaz-Canel y su esposa, para la cena oficial que pondrá fin a la primera jornada de la visita.

Segundo día de la visita 

El viaje continúa el miércoles con una visita al Palacio de los Capitanes Generales, de nuevo en La Habana Vieja, donde los Reyes recibirán la 'Giraldilla', símbolo de la ciudad, y se condecorará al historiador de La Habana, Eusebio Leal, con la Gran Cruz de la Orden de Carlos III.
Después, los Reyes ofrecerán una recepción a la colectividad española, de nuevo en el Gran Teatro Alicia Alonso, donde el Rey pronunciará su primer discurso en este viaje. Después se reunirá con empresarios españoles con intereses en la isla, acompañado por el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, y el de la Cámara, José Luis Bonet.
Por la tarde, en la Embajada española, se presentará un libro sobre los 500 años de la Ciudad de La Habana, con láminas de Javier Mariscal y editado por Acción Cultural Española, y se presentará la maqueta del nuevo Consulado de España en la ciudad. 
En la Embajada, el Rey verá también a representantes de la sociedad civil cubana y la jornada terminará con la habitual 'cena de devolución' de los Reyes españoles a sus anfitriones, en el Palacio de los Capitanes Generales.