domingo, 9 de diciembre de 2018

La sangre de Khashoggi llega a la Casa Blanca / Carlos Alberto Montaner *

Nadie sabe para quién asesina. Mohamed bin Salman, el príncipe saudí, según todos los síntomas, ordenó la muerte y el descuartizamiento del periodista Jamal Khashoggi, pero la sangre ha salpicado a Donald Trump y amenaza con desestabilizar su caótico gobierno.

Lo que Salman no pudo calibrar era que la oposición demócrata, ya con mayoría en el Congreso, lo utilizaría para lo que los viejos artilleros llaman “un tiro por elevación”. Le apuntarían a él y a su gobierno, pero para darle a Trump. Ése es el objetivo.

Como el exiliado era residente en Estados Unidos, Salman tuvo la fina cortesía de destriparlo en Turquía, donde, supuestamente, no indagarían excesivamente sobre la desaparición del sujeto.

Al fin y al cabo, el presidente Recep Tayyip Erdogan, un hermano sunita, no es ajeno a la mano dura y conoce las dificultades de ejercer el poder en esa sanguinaria región del planeta. El que manda siempre debe tener la cimitarra afilada. O la sierra eléctrica, que no en balde vivimos en el siglo XXI.

¿Por qué Salman despachó hacia Estambul una pequeña expedición de asesinos para ejecutar a Khashoggi, en la que no faltaban un forense y un jet de privado, si sabía que no era una persona peligrosa y, por el contrario, se trataba de una persona moderada que balanceaba la información sobre Arabia Saudí? 

Mi conjetura, basada en la información publicada por CNN en español, es que Salman deseaba que sus servicios secretos supieran que con él no se podía jugar porque no vacilaba en eliminarte. Era un mensaje a su entorno.

En los últimos tiempos le había enviado a su amigo Omar Abdulaziz más de 400 mensajes por WhatsApp en los que criticaba severamente a Salman. Los dos creían que comunicándose por WhatsApp estaban a salvo de la inteligencia saudí, pero no era cierto: hace ya algún tiempo que los israelíes habían descubierto cómo vulnerar esos códigos y presumiblemente casi todos los servicios de espionaje poseen el modo de penetrar el popular (y gratis) sistema de comunicación.

Khashoggi tenía a Salman por un joven petulante e implacable que tomaba prisionero a cualquiera. Cita CNN: “Los arrestos no están justificados y no le sirven (dicta la lógica), pero la tiranía no tiene lógica, él ama la fuerza, la opresión y necesita presumirlas. Es como una bestia ‘pac man’ que cuantas más víctimas come, más quiere. No me sorprendería que la opresión alcanzara incluso a aquellos que lo celebran, luego otros y otros más y así en adelante. Dios sabe”.

Cuando la prensa le ha preguntado a Trump sobre las razones de su encubrimiento a Salman, el presidente norteamericano ha dicho una falsedad (“pudiera haberlo hecho o pudiera no haberlo hecho”), pero enseguida ha respondido como un vendedor, contando la razón económica tras esa farsa insostenible: Arabia Saudí es un socio de máxima importancia.

Le vende a Estados Unidos el 9% del petróleo que el país importa y le compra el 98% de las armas y proyectiles que utiliza. Estamos hablando de miles de millones de dólares, sin contar los gastos de guerra de los Emiratos Árabes Unidos, de Egipto y Turquía, también clientes de Washington.

En éste y parecidos episodios, protagonizados tanto por demócratas como por republicanos, se advierte la enorme contradicción que existe entre el discurso de la libertad y la conducta de los diferentes gobiernos. Y la excusa (también cierta) es que, si las armas no las vendiera Estados Unidos, los beneficiados serían otros poderes adversarios: Rusia o China se quedarían con esos mercados, o incluso Francia, Reino Unido o Alemania, otros de los grandes mercaderes de armamentos.

En todo caso, es un disparate mayúsculo que el presidente –sea Trump u Obama-, o la Corona española o inglesa, patrocine intereses (la industria armamentista, los hoteleros, los que sean), como si a todos los habitantes de sus países les conviviera el éxito económico de esos sectores. Eso no es verdad.

Cuando yo era joven creía que “lo que era bueno para la General Motor era bueno para Estados Unidos”. No es cierto. Lo que es bueno para la sociedad lo determina el libre mercado y no los acuerdos mercantilistas de los gobernantes, punto de partida de tantos negocietes indignos, como se ha visto con los Odebrecht de este mundo.

Contrario a la leyenda, los países no tienen intereses económicos discernibles. Lo que es bueno para los exportadores es malo para los importadores y viceversa. Las empresas son las que tienen intereses.

Los presidentes y los reyes son sólo los depositarios de los valores generales de la sociedad. Si Trump hubiera suscrito este principio, la sangre de Khashoggi no habría manchado a la Casa Blanca y él no estaría en apuros.



(*) Periodista cubano



sábado, 8 de diciembre de 2018

Cuba aplicará de modo "progresivo" y "consensuado" un polémico Decreto cultural

LA HABANA.- El polémico Decreto 349, que busca regular los contenidos culturales en Cuba y ha sido tachado de herramienta de censura por parte del colectivo artístico, se aplicará de manera progresiva y se consensuará con los creadores, anunció hoy el Ministro de Cultura, Alpidio Alonso.

"Contamos con una norma que pensamos salir a consensuar con la masa de creadores y artistas en los próximos días", declaró el ministro en un programa especial de la televisión estatal cubana, emitido para dar respuesta al revuelo generado en el sector.
Aunque la puesta en vigor del decreto 349 estaba prevista hoy mismo, las protestas y el malestar expresados por los artistas en los últimos días -varios de ellos fueron incluso arrestados temporalmente por tratar de concentrarse frente al Ministerio de Cultura- han llevado a recular al Gobierno.
Así, la controvertida normativa se aplicará "de manera progresiva" y "no empezará a operar de inmediato en determinadas áreas", ya que se elaborarán próximamente normas complementarias y se capacitará al cuerpo de inspectores designado para hacerla cumplir.
El punto más polémico del Decreto 349 es el que obliga a que los artistas estén adscritos a una institución cultural del Estado, a la que deben solicitar permiso expreso para poder actuar, exponer y comercializar su trabajo.
El artículo 2.1 del Decreto establece como contravenciones prestar "servicios artísticos sin estar autorizado para ejercer labores artísticas en un cargo u ocupación artística" y que un artista "brinde servicios artísticos sin la autorización de la entidad que corresponda", entre otras.
El viceministro de Cultura cubano, Fernando Rojas, quien también compareció en el programa televisivo, dijo que hay cuestiones que se han "manipulado o interpretado erróneamente" y en ese sentido sostuvo "en ningún pasaje del Decreto" se establece que "es obligatorio estar en una institución".
"Tampoco está escrito en el Decreto y se ha estado manipulando y repitiendo es que el artista tiene que pedir una especie de permiso para exhibir su obra", subrayó.
Rojas afirmó que el Decreto es "un regulador de lo establecido para la comercialización del arte, que une herramientas, que protege al artista y a la institución y apuesta por la relación fecunda entre ellos dos y que no excluye un gran trabajo de educación que tenemos que continuar haciendo".
Numerosos artistas han mostrado en los últimos meses su rechazo a través de las redes sociales y algunos de ellos trataron esta semana de llevar a cabo protestas pacíficas ante la sede del Ministerio de Cultura, siendo detenidos y más tarde liberados.
El Gobierno aduce que el decreto es un "avance para detener la oleada globalizadora" y "el retroceso de la calidad del consumo cultural", a la vez que busca desterrar del arte el uso inadecuado de los símbolos patrios, la pornografía, la violencia, el lenguaje vulgar o sexista o la discriminación por raza, género, orientación sexual o discapacidad.
En este aspecto incidió especialmente hoy el ministro de Cultura, que aseguró que el 349 solo trata de filtrar contenidos para evitar manifestaciones de arte "vulgares", "chabacanas" o "sexistas", además de prevenir el "intrusismo" en el sector.
Tanto la organización Amnistía Internacional como el Departamento de Estado de EE.UU. se pronunciaron en contra del decreto al considerar que contraviene el derecho a la libertad de expresión y puede ser empleado para censurar contenidos.

viernes, 7 de diciembre de 2018

Los trabajadores por cuenta propia retoman la iniciativa en Cuba

LA HABANA.- Un año y medio después de que Cuba pisara el freno del sector privado, hoy se ha reanudado la concesión de licencias a trabajadores autónomos y han entrado en vigor las nuevas normativas para regular su actividad, suavizadas en el último minuto ante el malestar de este pujante colectivo.

Los próximos emprendedores cubanos, que se unirán a los más de medio millón ya operativos, formaron largas colas frente a delegaciones del Ministerio de Trabajo para solicitar las licencias que les permitirán ejercer hasta 26 tipos de negocio diferentes al margen del sector estatal.
"Vengo a cumplir mi sueño y abrir un pequeño restaurante", indicó un joven de 29 años del distrito de Vedado, que hoy acudió a solicitar su licencia para convertirse en "cuentapropista", como se conoce a los trabajadores autónomos en Cuba, un país que abandona paulatinamente la ortodoxia comunista para abrir las puertas a la iniciativa privada.
Esta isla de unos 11,1 millones de habitantes cuenta al cierre de 2018 con 588.000 cuentapropistas, cifra que representa un 13 por ciento de la población activa y casi cuadruplica los 157.000 de 2010.
Aquel año el expresidente Raúl Castro normalizó el trabajo por cuenta propia para descargar las abultadas plantillas de trabajadores estatales, un avance que se vio frenado en 2017 cuando el Gobierno suspendió la concesión de licencias para "reordenar" el sector privado y eliminar ilegalidades.
En paralelo a la reactivación de licencias, hoy han entrado en vigor las nuevas normas que regulan el trabajo por cuenta propia y que habían estado envueltas en una fuerte polémica al incluir ciertas restricciones temidas y protestadas por los autónomos.
Para alivio de este colectivo, sin embargo, el Gobierno anunció a última hora que ya no se aplicaría la limitación de una sola licencia por persona, ni la que restringía a 50 asientos la capacidad de los restaurantes, una de las actividades más solicitadas por los nuevos emprendedores junto a la de alquiler de viviendas o habitaciones a turistas.
Esta inusual rectificación se interpreta como un gesto de apertura del otrora inflexible Ejecutivo cubano, presidido desde abril por el ingeniero de 58 años Miguel Díaz-Canel, primer líder nacido tras la Revolución de 1959 y que brinda ocasionalmente guiños progresistas frente a la aún influyente vieja guardia del Partido Comunista (PCC, único legal).
"No hay por qué creer que las rectificaciones son retrocesos, ni confundirlas con debilidades cuando se escucha al pueblo. Revolución es cambiar todo lo que deba ser cambiado. Ninguno de nosotros puede tanto como todos nosotros juntos. #SomosCuba #SomosContinuidad", publicó hoy el presidente de Cuba en su cuenta de Twitter.
Para el politólogo cubano Carlos Alzugaray, este tuit muestra que los avances de hoy son parte de "una ofensiva del Gobierno para responder un poco a las demandas populares" e interpreta que el equilibrio entre conservadores y aperturistas dentro del propio "establishment" cubano se está desestabilizando en favor de los segundos.
"Hay una contradicción entre los que quieren materializar el camino (de reformas) que ya trazó Raúl Castro y los que están mirando para la época de Fidel Castro. Fidel hizo lo que tenía que hacer, pero ya estamos en otro momento", declaró el experto.
También se ha venido planteando, especialmente después de una extensa gira asiática de Díaz-Canel en noviembre, si Cuba acabará imitando los modelos de países como China y Vietnam, que en las últimas décadas han logrado altos niveles de crecimiento abriéndose al mercado sin necesidad de abandonar el sistema de partido (Comunista) único.
"Creo que en Cuba hay esa voluntad de amplios sectores de hacer eso, un tipo de política similar pero adaptada a la realidad cubana", opinó el politólogo, a pesar de que muchos dirigentes en la isla aún demonizan la búsqueda individual de prosperidad, fomentada en ambos modelos asiáticos.
En cuanto al famoso lema "hacerse rico es glorioso" atribuido al expresidente chino Deng Xiaoping y que ilustra el cambio de modelo económico del gigante asiático -hoy principal socio comercial de Cuba-, Alzugaray vaticina que "aquí quizás no se llegue a glorificar el enriquecimiento, pero sí a tolerarlo".

jueves, 6 de diciembre de 2018

Cuba da un nuevo paso hacia la apertura de Internet con el servicio de datos móviles

LA HABANA.- Cuba, uno de los países más desconectados del mundo, dio hoy un nuevo paso hacia la apertura de internet con la activación del servicio de datos móviles con tecnología 3G, muy esperado por los cubanos a pesar de los precios altos en comparación con los exiguos salarios estatales.

Desde bien temprano esta mañana, el monopolio estatal de las telecomunicaciones Etecsa comenzó a enviar mensajes de texto para avisar del inicio de la nueva prestación a los clientes que participaron en las tres pruebas gratuitas realizadas por la compañía este año.
La mayoría de los más de 5,3 millones de usuarios cubanos de líneas móviles podrán conectarse desde sus teléfonos de forma escalonada en los próximos tres días, si pagan la tarifa de consumo de 10 centavos CUC (equivalente al dólar) por megabyte o compran uno de los cuatro paquetes de datos, que van desde 600 megabytes por 7 CUC a 4 gigabytes por 30 CUC.
"Es genial para los que tenemos familia fuera. Hasta ahora la velocidad va bien. He hecho una vídeo llamada y fue fenomenal, y eso que estoy en una zona rural", dijo a Yunet.
Menos afortunado, Daniel lleva "toda la mañana tratando" y en su móvil hasta ahora solo se ve el cartel de "estamos procesando su solicitud".
"Para mí es muy beneficioso porque no tengo teléfono fijo ni acceso a internet en casa, así que es una variante que me viene de maravillas. Es un poco cara, pero hay que hacer sacrificios", señaló Henry, un informático que dejó su empleo en el sector estatal, donde el salario promedio no supera los 30 dólares mensuales.
Los "memes" que ilustraron desde las redes la expectativa ante la llegada inminente del 3G han fustigado el secretismo en torno al tema y se han lamentado, jocosamente, de que pronto en la isla habrá que escoger entre comer, vestirse o conectarse, en referencia al alto costo de la vida en el país caribeño.
En la balanza del cubano, sin embargo, parece pesar más el "impulso" que supone un mayor y más cómodo acceso a la red, porque ya "no habrá que estar en un lugar específico para conectarse. Lo puedes hacer desde tu casa", indicó Ángel Rafael, usuario de uno de los 1.200 puntos públicos wifi abiertos en todo el país desde 2015.
Desde hace tres años, el Gobierno cubano implementa una "política de informatización" para corregir el retraso histórico con respecto al resto del mundo en cuanto a conexión y tecnologías, dentro de la que autorizó también este año la comercialización de internet en los hogares, antes solo permitido a algunos profesionales.
La activación de la tecnología 3G, que hoy solo cubre el 66% del territorio cubano, se mantenía como el mayor reto para el Estado, que prometió que antes que acabara el año se podría acceder a internet desde el móvil.
"Creo que es un paso de avance en el proceso de facilitar el acceso a internet a los cubanos. Pero hay que ver cuán preparada está la infraestructura de telecomunicaciones para soportar, con la calidad requerida, ese tipo de servicio", advirtió Norges Rodríguez, cofundador de Yucabyte, proyecto comunicativo enfocado en las tecnologías.
Rodríguez recordó la pobre conexión en las pruebas gratuitas, que "han comprometido la estabilidad de otros servicios de la red móvil" como el texto y la voz, algo que ahora se habría solucionado, según aseguró Etecsa el pasado martes.
Para el ingeniero y periodista también influyen las tarifas, pues aunque no son "descabelladas" comparadas con las de otros operadores del área, en el contexto cubano la internet por datos móviles se convierte en "algo lejos del alcance de la mayoría de la población".
"Hoy las políticas de acceso a las TIC deben estar enfocadas a garantizar que todos puedan usarlas. El Gobierno cubano debe trazar políticas públicas para cerrar la brecha digital y considerar el acceso a internet un servicio básico más, como la electricidad, el agua potable, la educación pública o la sanidad", insistió.
Rodríguez llamó la atención además sobre la "censura que ha acompañado el despliegue del acceso a internet en Cuba desde sus inicios", una práctica que en su opinión "debe desaparecer".
"Si ya desapareció el miedo a que muchos se conecten, también debe desaparecer el miedo a que escojamos con qué contenido nos informamos", concluyó.
La conexión libre, rápida y barata a internet es aún una asignatura pendiente para Cuba (11,1 millones de habitantes), que registra más de 5,9 millones de usuarios de internet, según datos oficiales.
El ancho de banda es aún muy pobre en la isla, donde se ha informado recientemente sobre negociaciones con empresas tecnológicas extranjeras, entre ellas el gigante Google, sin resultados concretos ni confirmación por parte del Gobierno cubano.

miércoles, 5 de diciembre de 2018

Cuba suaviza las nuevas normas de trabajo autónomo tras el descontento en el sector

LA HABANA.- El Gobierno de Cuba anunció hoy cambios en las nuevas normas que regularán el trabajo por cuenta propia, después de que parte del sector manifestara su descontento por considerar excesivamente restrictivas algunas de las medidas.

La normativa, que entra en vigor este viernes, tenía previsto restringir a una sola el número de licencias que pueden ostentar los "cuentapropistas" o trabajadores autónomos y también limitaba a 50 asientos la capacidad de los boyantes restaurantes privados, los "paladares".
Estas dos limitaciones, que figuraban entre las más polémicas, han sido eliminadas y finalmente no se aplicarán, informó hoy la ministra cubana de Trabajo y Seguridad Social, Margarita González, en un programa especial televisado por la cadena estatal.

viernes, 30 de noviembre de 2018

"Leve" aumento de la economía cubana en 2018, que quedará por debajo de los pronósticos

LA HABANA.- La economía de Cuba mostrará un "leve crecimiento" en 2018, que quedará por debajo de los pronósticos iniciales debido a incumplimientos en la industria azucarera, la agricultura, el turismo, los servicios, la construcción y la minería, reveló hoy un informe publicado en medios oficiales.

El titular de Economía y Planificación, Alejandro Gil, se refirió a la "tensa situación financiera" actual del país en una sesión reciente del Consejo de Ministros, encabezada por el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel.
La estimación oficial inicial para este año situaba el crecimiento del PIB en un 2 %, tras registrar un 1,6 % en 2017, pero el cálculo fue reducido este mes al 1 %, después del "discreto" 1,1 % alcanzado por la isla en el primer semestre.
La Comisión Económica para Latinoamérica y el Caribe (Cepal) pronosticó por su parte un alza del 1 %.
Este año disminuyeron los ingresos por exportaciones en sectores como el turismo, el azúcar y los servicios médicos, una situación agravada por los daños provocados por la sequía y los huracanes, señaló Gil según un reporte del diario estatal Granma, que no especifica la fecha de la reunión.
El ligero crecimiento económico del año pasado sacó a la isla de su primera recesión en más de dos décadas (-0,9 % en 2016).
Este año, además de la crisis que sufre su aliado Venezuela, -que provocó un desplome en los envíos de crudo venezolano subsidiado a la isla-, La Habana dejará de recibir millones de dólares por la exportación de servicios profesionales a Brasil, como consecuencia de su salida del programa "Más Médicos" del país suramericano.
Gil mencionó el "contexto internacional adverso", marcado por un recrudecimiento del embargo estadounidense, que prohíbe a Cuba el uso del dólar en transacciones internacionales.
Pese a todo "la economía cubana no decreció", destacó el funcionario, que citó aumentos en los servicios de telefonía móvil y el acceso a internet, junto al cumplimiento del plan de construcción de viviendas en el país, donde se habrán concluido al cierre del año más de 29.000 hogares por vía estatal y privada.
El plan de la economía para 2019 en Cuba seguirá la premisa de "no contraer más deudas de las que el país sea capaz de pagar" y asegurará los recursos para "incrementar producciones y programas de desarrollo en sectores como el energético, el turismo, la industria y la agricultura", adelantó Gil, designado en julio pasado.
El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, aseguró en que la prioridad de su Gobierno es "la batalla económica" debido a la "repercusión que tienen sus resultados en la satisfacción del pueblo".
Díaz-Canel resaltó el papel protagonista de la empresa estatal y su "relación armoniosa" con el sector no estatal, visto como "complemento" de la economía cubana, "a la cual tiene que aportar en un ambiente de legalidad".
El mandatario insistió en que "hay que aprovechar el talento de los académicos e investigadores en materia económica y valorar las propuestas que hagan".
Estas declaraciones se producen tras el debate surgido este mes en el sitio web del cantautor Silvio Rodríguez, en el que prestigiosos intelectuales y economistas cubanos se preguntan a dónde van a parar sus estudios y recomendaciones, y si el Gobierno les escucha.
En su plan del presupuesto estatal para 2019, Cuba continuará garantizando los servicios básicos a la población, con prioridad en los sectores de Educación y Salud Pública, a los que se destina el 51 % del total asignado, informó la viceministra de Finanzas y Precios, Meisi Bolaños.

Cuba y Vietnam aspiran a duplicar su intercambio comercial

LA HABANA.- Cuba y Vietnam quieren doblar sus cifras de intercambio comercial y elevar el valor actual de 224 millones de dólares hasta más de 500 millones en un futuro cercano, anunció el ministro cubano de Comercio Exterior, Rodrigo Malmierca.

"La aspiración es alcanzar en los próximos años un intercambio comercial de más de 500 millones de dólares, aunque para ello es necesario incrementar las exportaciones cubanas de bienes y servicios", dijo Malmierca en la 36 Comisión Intergubernamental cubano-vietnamita, que concluye este viernes en La Habana.
La reunión, que sirve para actualizar la agenda económica bilateral con vistas a 2019, está encabezada también por Pham Hong Ha, ministro de Construcción del país asiático, segundo socio comercial de la isla en esa región, detrás de China.
Malmierca mencionó el "momento especial" en las relaciones entre las dos naciones y recordó la visita en noviembre pasado del presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, a Hanoi, y la de su homólogo vietnamita, Nguyen Phu Trong, a La Habana, en marzo de este año, reseñó el diario estatal Granma.
El ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera también se refirió al nuevo acuerdo comercial firmado durante la estancia de Díaz-Canel en Vietnam, la cooperación agrícola y la puesta en marcha de proyectos de inversión vietnamita en la isla.
Dentro de la agenda oficial de su visita, el titular asiático presidió el pasado miércoles el comienzo de las obras del primer parque industrial en Cuba con capital exclusivamente extranjero, a cargo de una empresa vietnamita.
La entidad construirá, administrará y gestionará infraestructuras en un terreno de más de 150 hectáreas en la Zona Especial de Desarrollo del Mariel, el proyecto estrella del Gobierno cubano para captar inversiones foráneas.

sábado, 24 de noviembre de 2018

Los médicos cubanos empiezan a regresar de Brasil tras las críticas de Bolsonaro


LA HABANA.- El doctor Manuel Alejandro Rodríguez Martín, de 35 años, nunca imaginó que sería recibido como un héroe en Cuba al regreso de la última de las tres misiones de salud que ha realizado en el extranjero. Con su bata blanca y abrazado a banderas cubanas y brasileñas, él y el resto de los primeros 200 médicos repatriados desde Brasil fueron recibidos en el aeropuerto de La Habana la madrugada del viernes por el presidente, Miguel Díaz-Canel, que elogió su dignidad y humanismo, según la crónica del diario español El País.

El Ministerio de Salud cubano decidió hace una semana suspender el programa Más Médicos, que desde 2013 ha enviado miles de sanitarios a Brasil, tras las críticas del presidente electo, Jair Bolsonaro
Un segundo vuelo chárter repatrió horas después a otros 200 galenos; el resto, unos 8.000, regresará hasta el 12 de diciembre. 
“Comienzan a llegar a la patria los apóstoles de la salud cubana que son #MasQueMedicos. Nuestro homenaje a los hombres y mujeres que hicieron historia en Brasil. Bienvenidos a casa”, tuiteó el mandatario cubano.

Su presencia en el aeropuerto, a las cinco de la madrugada —pocas horas antes de inaugurar un foro empresarial hispano-cubano en La Habana con Pedro Sánchez—, y la exhaustiva cobertura del retorno por los noticieros de la televisión y los periódicos, subrayan la importancia que reviste la llamada diplomacia de las batas blancas: representa el último valladar del internacionalismo, pero también la principal fuente de ingresos —por delante del turismo y el envío de remesas— de la isla, ya que el Estado se queda con el 75% de sus salarios. 
Cuba, que tiene desplegados actualmente 50.000 sanitarios en 67 países, ingresa por esta vía 11.000 millones de dólares al año.
Pero si además se le suman las críticas del ultraderechista Bolsonaro, las misiones de salud, determinantes contra la epidemia de cólera en Haití o en la del ébola en África, refuerzan aún más si cabe su dimensión ideológica.
Bolsonaro calificó de esclavitud la labor de los sanitarios cubanos e instó a La Habana a pagarles el salario íntegro, además de exigir la convalidación de sus títulos, una contratación individual y directa por Brasilia y la reagrupación familiar de los expatriados, por no citar una oferta de asilo a quienes no quieran regresar a la isla que disparó aún más la tensión con el Gobierno de La Habana. 
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha elogiado la iniciativa de Bolsonaro.
El programa Más Médicos era fruto del acuerdo que, auspiciado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Cuba mantenía con Brasil desde hace cinco años, durante los que unos 20.000 sanitarios han atendido a 113 millones de brasileños, según el Ministerio de Salud de la isla. 
Utilizado como arma política arrojadiza —la afinidad ideológica del programa con la presidencia de Dilma Rousseff sustenta también las críticas de Bolsonaro—, el repliegue deja desasistidos a unos 30 millones de brasileños, sobre todo en zonas marginadas, según han denunciado autoridades locales. 
La diplomacia blanca ha sido un puntal de la política cubana desde la revolución de 1959, con 600.000 misiones (y 400.000 profesionales) en 164 países.
Rodríguez Martín regresa un año antes de lo previsto del pueblito del Estado de Paraná donde ejerció, con un sabor agridulce, “con el orgullo y la satisfacción del deber cumplido, y la tristeza por dejar desatendida a gente que jamás había visto un médico hasta nuestra llegada. Estamos muy orgullosos de haberles llevado calidad de vida”, explica. 
“Para ejercer nuestro trabajo recibimos todas las facilidades por parte de la prefectura, tanto yo como mi colega, una doctora que se quedó allá por otros motivos”, dice sin querer especificar.
Pero a diferencia de Brasil, en su anterior misión, en el municipio Libertador de Caracas, casi se juega la vida. “Mi primera misión también fue en Venezuela, en Barinas, la tierra del comandante Hugo Chávez, y fue más bien tranquila. Pero la situación se complicó tras la muerte del comandante. La población no nos quería y recibí rechazo durante las visitas domiciliarias, aunque llevara medicinas gratis a la población. 
También recibimos amenazas en el centro de diagnóstico integral [policlínico] y la Guardia Nacional Bolivariana tuvo que ponernos protección. Todas las noches recibíamos cinco o seis heridos en las protestas. La pasamos francamente mal. A la misión de Caracas me llevé a mi esposa, enfermera intensivista, y el 31 de diciembre para cenar los dos solo teníamos un muslo de pollo. Fue una misión difícil”.
En total, el galeno ha pasado casi nueve años en el extranjero (“me quedaba uno en Brasil”, lamenta) para retomar ahora su consultorio en Pinar del Río, cuya plaza y salario ha conservado durante este tiempo. 
“El salario de aquí en Venezuela lo seguía cobrando mi esposa, y en Venezuela percibía también una cantidad en divisas”, explica. 
Militante del Partido Comunista desde los 25 años, Rodríguez señala que para apuntarse a las misiones no es un requisito serlo, pero ello implica “mucha más responsabilidad ya que debes asumir puestos de dirección o coordinación”.
Aunque Rodríguez declina pronunciarse sobre su salario, Brasil pagaba 3.000 dólares mensuales al Gobierno cubano por cada profesional del programa Más Médicos. A manos del especialista llegaban 750. Muy poco, pero una fortuna comparados con los 30 dólares que ingresa al mes un especialista dentro de la isla. 
Y, menos aún, si se pone precio a la excelencia de la sanidad cubana, que ha hecho de la capacitación de sus profesionales un motivo de orgullo y una fuente de divisas.


Ocho meses de emergencia en Pakistán


Desde la primera misión en Argelia, en 1963, al programa recién cancelado en Brasil, las brigadas médicas cubanas han atendido de emergencias a programas de salud comunitaria. “A veces hemos llegado para responder a una emergencia pero hemos acabado quedándonos años, como en algunos países de Centroamérica. En Pakistán, tras el brutal terremoto de 2005, llevamos 32 hospitales de campaña, con sus quirófanos, y 2.500 sanitarios, y permanecimos ocho meses trabajando a pleno rendimiento”, explica Jorge Delgado Bustillo, director de Cooperación Médica del Ministerio de Salud cubano.
“Siempre llegamos previo acuerdo, según las necesidades del país”, añade el máximo responsable de las brigadas médicas, que desempeñó un papel clave en el despliegue cubano contra la epidemia del ébola.
“Entonces trabajamos en colaboración con las autoridades locales, pero también por primera vez con la Organización Mundial de la Salud (OMS), a petición de Ban Ki-moon [secretario general de la ONU]. No conocíamos la enfermedad y eso obligó a nuestros profesionales a formarse rápidamente sobre la marcha. Puedo decir que de más de 4.000 contagiados, logramos salvar al 47%. La brigada que dirigí, en Sierra Leona, estaba formada por 165 sanitarios”.
Pero también están presentes en países que, a priori, no parecerían necesitar asistencia. “En Qatar hay ahora mismo 450 sanitarios cubanos, en un centro catalogado al más alto nivel. También estamos en Argelia, en Kuwait… Nos mueve fundamentalmente la solidaridad pero estas misiones también proporcionan un determinado nivel de ingresos para sostener la sanidad pública gratuita” en la isla.
Médico epidemiólogo de formación, Delgado Bustillo muestra su perplejidad por el episodio Bolsonaro: “Es la primera vez en nuestros 55 años de historia, en los que hemos trabajado durante terremotos, golpes de Estado, guerras o epidemias, que un estadista ataca a los médicos cubanos. Bolsonaro no sólo ha ofendido a Cuba, sino que se ha hecho algo imbécil, dejar sin atención a millones de brasileños”.

viernes, 23 de noviembre de 2018

Sánchez traslada el compromiso de su Gobierno de impulsar las inversiones españolas en Cuba

LA HABANA.-En la segunda jornada de su visita de Estado a Cuba, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha mantenido un desayuno de trabajo con representantes de empresas españolas implantadas en la isla, con el fin de conocer la situación y los desafíos que afrontan, analizar las oportunidades de negocio que existen en algunos sectores de la economía cubana, y las posibilidades de impulso a su posición y presencia en Cuba.

En su intervención, el presidente Sánchez ha querido trasladar a los empresarios españoles el "reconocimiento sincero" del Gobierno a la labor que realizan, por su contribución a la economía española, impulsando la presencia creciente de España en el exterior, y por el impacto que su trabajo tiene en el desarrollo y progreso económico de Cuba. 
"La labor de representación colectiva de España debe mucho a un profesional español que trabaja fuera de su país, o a una empresa comprometida con la generación de empleo, porque ambos son imagen de España. Ustedes, asumen ese honor que hay que concebir como una responsabilidad: la de ser los auténticos embajadores de un país, que crea, dinamiza e innova", ha dicho Sánchez. 
El presidente ha aportado datos a sus elogios: las empresas españolas en Cuba generan cerca de 900 millones de euros en exportaciones anuales, un 40% de cuota de mercado, lo que convierte a España en líder por volumen de la actividad en la Unión Europea en esta región.
Sánchez ha manifestado ser consciente de las dificultades a las que se enfrentan las empresas españolas, y en particular las PYMES con respecto al retraso de los pagos por falta de divisas. 
En este sentido, el presidente ha reiterado el apoyo del Gobierno español y les ha informado que el gobierno cubano agilizará la puesta al día de pagos a las empresas españolas.  "Nuestra responsabilidad como Gobierno es lograr que las condiciones en las que desempeñan su actividad aquí sean las más favorables posibles. Su éxito se traduce en aumento de las exportaciones e implica generación de empleo en España," ha asegurado Sánchez. 
En este sentido, ha anunciado medidas concretas: el Gobierno español ofrecerá una mayor acceso a la financiación para que las empresas españolas puedan invertir en Cuba, a través del relanzamiento de la Línea País Cuba de la Compañía Española de Financiación del Desarrollo (COFIDES), con una dotación de 40 millones de euros, y agilizará los trámites de acceso a las empresas españolas al fondo de contravalor, un instrumento eficaz de financiación de proyectos de inversión de mayor envergadura en sectores estratégicos en Cuba, contribuyendo al desarrollo de su economía y a la transformación de su sociedad. 
Tras las conversaciones entre los dos gobiernos, el Ejecutivo cubano se ha comprometido a dar un mayor impulso a este fondo.
Tras el desayuno, el presidente Sánchez, ha inaugurado el Foro Empresarial hispano-cubano, organizado conjuntamente por Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX), la Cámara de Comercio de España, la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) y la Cámara de Comercio de Cuba, y en el que han estado presentes cerca de 200 empresas, y en el que han analizado las distintas posibilidades de relación empresarial entre España y Cuba en sectores como las infraestructuras, energías renovables, turismo, e inversiones donde las empresas españolas están más presentes.
En su intervención en este Foro, el presidente Sánchez ha puesto en valor el papel de las pequeñas y medianas empresas españolas, principalmente su actividad exportadora a la isla y ha asegurado que el impulso al crecimiento e internacionalización de las PYMES es una de las prioridades de la política económica del gobierno. 
El presidente ha destacado igualmente la fuerte presencia de las empresas españolas en el sector agroalimentario y en la industria turística de Cuba, que desempeñan un rol esencial en el desarrollo económico de la isla. Las marcas españolas gestionan el 70% de las habitaciones de hotel y 9 de los 10 principales operadores turísticos instalados son españoles.
Sánchez ha concluido reiterando la necesidad de "aprovechar todas las oportunidades que ofrece el encuentro", para avanzar en la modernización y apertura económica de la isla, así como reforzar los vínculos económicos y comerciales entre España y Cuba.  
El encuentro ha sido clausurado por la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, y el ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera de Cuba, Rodrigo Malmierca.

Paseo por La Habana Vieja

El presidente del Gobierno español ha aprovechado la oportunidad para anunciar la puesta en marcha de un plan conjunto entre España y Cuba, de accesibilidad integral para la Habana Vieja, un proyecto que promoverá la inclusión y la cohesión social, dando acceso al centro histórico también a las personas con discapacidad.
Durante el paseo, ha tenido lugar el acto de cesión de la Silla de Maceo, un recuerdo de la historia común y un gesto de amistad hacia el pueblo cubano, para su exposición en el Museo de la Ciudad de la Habana durante un período de dos años.
Tras este recorrido, el presidente ha inaugurado la exposición de dibujos arquitectónicos Archipaper, producida por el ministerio de Asuntos Exteriores, con el objetivo de normalizar la presencia de la cultura española en Cuba.

España y Cuba se comprometen a hablar cada año sobre DDHH


LA HABANA.- La visita de Pedro Sánchez a Cuba, la primera de carácter oficial de un presidente del Gobierno español a la isla en 32 años, propició la firma de un acuerdo por el que los dos países se comprometen a contactos políticos anuales en los que hablar de asuntos específicos como los derechos humanos. 

 Así queda reflejado en un memorándum de entendimiento firmado por los ministros de Exteriores de ambos países, el español Josep Borrell y el cubano Bruno Rodríguez, en el Palacio Presidencial de La Habana durante un acto presidido por Sánchez y el presidente cubano, Miguel Díaz Canel.
El Gobierno español informó esta semana de que el jefe del Ejecutivo no mantendría ningún contacto con la disidencia en un desplazamiento, durante el que quería recuperar la normalidad política con las autoridades cubanas. No obstante, garantizó que en este viaje se hablaría de derechos humanos y en ese contexto enmarcan el acuerdo avalado por Sánchez y el presidente cubano.
Lo que se fija con este memorándum es que habrá contactos políticos permanentes con reuniones anuales en las que se hablará de todo lo que consideren oportuno ambos países y presididas por ministros o secretarios de Estado. 
Fuentes españolas precisaron que el texto del acuerdo recoge explícitamente que entre los asuntos que mediante “un diálogo franco” se tratarán cada año estarán los derechos humanos y subrayaron su relevancia puesto que ningún país europeo lo tiene aunque sí la UE en conjunto.
No fue el único acuerdo suscrito, sino que bajo la presidencia de Sánchez y Díaz Canel, Borrell y el ministro de Cultura cubano, Alpidio Alonso, suscribieron otro para la difusión de sus respectivas culturas en cada país. 
Una iniciativa que el Gobierno español explica que pretende normalizar la presencia de la cultura española en la isla tras el daño sufrido por la política hacia Cuba que puso en práctica el exjefe del Ejecutivo José María Aznar.
Sánchez y Díaz Canel hablaron de las relaciones bilaterales, de la situación en América Latina, de la presencia de empresas españolas en la isla, de cambio climático, de cooperación en diversos ámbitos. Y también de una cita pendiente: una visita de Estado de los reyes de España a Cuba.
El jefe del Gobierno comentó la ilusión que le haría a su Ejecutivo que Felipe VI y doña Letizia pudieran visitar La Habana en 2019 con motivo de la conmemoración del 500º aniversario de la ciudad, y el presidente cubano, según las fuentes españolas, acogió esa posibilidad de forma positiva.
La entrevista entre Sánchez y Díaz Canel (primero a solas y después con sus respectivas delegaciones), la firma de acuerdos y una cena posterior a la que asistieron sus delegaciones correspondientes (incluidas sus respectivas esposas, Begoña Gómez y Lis Cuesta) fueron los puntos clave de la agenda de la primera jornada en Cuba del presidente del Gobierno.
A su llegada a La Habana, Sánchez fue recibido en el aeropuerto por el viceministro cubano de Relaciones Exteriores, Rogelio Sierra, junto a quien asistió a continuación a una ofrenda floral al prócer independentista José Martí. 
En ese lugar, la Plaza de la Revolución, escenario de muchos de los discursos del fallecido expresidente cubano Fidel Castro, Sánchez escuchó los himnos nacionales de los dos países teniendo a sus espaldas las efigies del Che Guevara y Camilo Cienfuegos. Los honores militares se repitieron ya en el interior del Palacio Presidencial y con Díaz Canel como anfitrión.
La jornada de este viernes de Sánchez tuvo un marcado carácter económico, ya que asistió a un foro empresarial organizado con motivo de su visita a Cuba. Una veintena de empresarios asistentes a este evento viajaron con él desde Madrid. Además, Sánchez recorrió las calles de La Habana Vieja y presidió un acto en el que participaron diversos representantes de la sociedad civil cubana.
Serán poco más de 24 horas las que permanecerá en la isla, pero fuentes de su Gobierno dan por hecho que con esta visita se abre una nueva etapa en la relación política y económica con Cuba.