viernes, 10 de agosto de 2018

Cuba votará el próximo 24 de febrero su nueva Constitución

LA HABANA.- El referendo nacional para aprobar la nueva Constitución de Cuba será el 24 de febrero de 2019, informó la televisión estatal de la isla, donde el próximo lunes comienzan tres meses de consulta popular del proyecto de Carta Magna.

"Los jóvenes tenemos un reto muy importante que es prepararnos para participar en el proceso de consulta de nuestra Constitución y en el respaldo incondicional el 24 de febrero", aseguró el mayor de las Fuerzas Armadas Lázaro Arronte en un reporte televisivo que informó sobre el cronograma de reforma constitucional.
La fecha guarda un simbolismo importante en el país caribeño: es la efeméride del inicio de la guerra independentista de 1895, organizada por el héroe nacional cubano José Martí, y el día en que se proclamó la Carta Magna vigente en 1976.
Encabezada por el expresidente y líder del gobernante Partido Comunista de Cuba (PCC, único), Raúl Castro, la última etapa del proceso de actualización de la Constitución cubana comenzó el pasado 2 de junio.
El Anteproyecto, publicado en julio tras dos jornadas de debates en la Asamblea Nacional (Parlamento unicameral), propone cambios "sustanciales y adelantados", según el presidente Miguel Díaz-Canel.
Entre ellos figuran el reconocimiento de la propiedad privada y la eliminación del término "comunismo", aunque se ratifica el papel del PCC como máximo poder en la isla, por lo que la reforma no implicará cambios sustanciales en el actual sistema político.
También admite la importancia de la inversión extranjera, introduce las figuras de presidente de la República y primer ministro, prohíbe la discriminación por concepto de género y abre las puertas a los matrimonios entre personas del mismo sexo.
En la isla ya se han vendido más de 500.000 ejemplares del borrador de la nueva Constitución en formato papel, y su versión digital está disponible para la descarga gratuita en varias webs oficiales cubanas.
El próximo lunes, en coincidencia con el cumpleaños del fallecido expresidente Fidel Castro (1926-2016), comenzará la consulta popular en la que se espera la participación de la gran mayoría de los más de 11 millones de habitantes del país.
Los cerca de 1,4 millones de cubanos residentes en 120 países, la mayoría en Estados Unidos y España, tendrán por primera vez la posibilidad de enviar sugerencias y opiniones durante los tres meses que durarán los debates, aunque no se ha especificado si también podrán votar en el referendo el próximo febrero.

domingo, 22 de julio de 2018

Cuba reconocerá en sus leyes la propiedad privada

LA HABANA.- El proyecto de la nueva Constitución cubana mantiene al Partido Comunista como la principal fuerza dirigente, pero al mismo tiempo establece como objetivo la construcción de un sistema basado en el socialismo en lugar del comunismo, según han comunicado altos funcionarios del Gobierno.

Cuba está reemplazando su Constitución de la era soviética por una nueva carta magna que refleje e implemente una serie de transformaciones políticas y económicas diseñadas para hacer sostenible su sistema socialista unipartidista, uno de los últimos que existen a nivel mundial.
El secretario del Consejo de Estado, Homero Acosta, ha declarado en una sesión el sábado de la Asamblea Nacional del Poder Popular que la nueva Constitución, por ejemplo, reconoce la propiedad privada.
La actual Constitución sólo reconoce la propiedad estatal y cooperativa que incluye a los agricultores, la propiedad personal y las empresas conjuntas, ya que el concepto de propiedad privada ha sido históricamente rechazada por el Partido Comunista por considerarlo un vestigio del capitalismo.
La propuesta tiene como objetivo otorgar un mayor reconocimiento legal a las pequeñas empresas que han florecido en el país tras las reformas de mercado emprendidas por el expresidente Raúl Castro durante los últimos 10 años.
El texto, que estaba siendo debatido este fin de semana por unos 600 diputados del Parlamento, apunta a fortalecer las instituciones políticas y crea una estructura de liderazgo más colectiva luego de casi 60 años de gobiernos encabezados por el fallecido expresidente Fidel Castro y su hermano menor Raúl.
Raúl Castro, de 87 años, entregó la presidencia en abril a Miguel Díaz-Canel, de 58 años, aunque mantiene su puesto como jefe del Partido Comunista hasta el año 2021. También lidera la comisión encargada de reformar la Constitución. Bajo el nuevo texto, el presidente ya no sería el jefe del Consejo de Estado y de Ministros, según Acosta. En cambio, se crea el cargo de primer ministro.
El borrador establece límites a la edad y al tiempo de ejercicio en el cargo para los presidentes, que deberán ser menores de 60 años cuando asuman por primera vez y no pueden ejercer durante más de dos mandatos de cinco años sucesivos.
Por su parte, el proyecto omite una cláusula de la actual Constitución sobre el objetivo de construir una "sociedad comunista".
"Eso no quiere decir que renunciemos a nuestras ideas, sino que en nuestra visión pensamos en un país socialista, soberano, independiente, próspero y sostenible", ha explicado Esteban Lazo, presidente de la Asamblea Nacional.
El órgano parlamentario también aprobó el nuevo gabinete que acompañará durante cinco años la gestión del mandatario Díaz-Canel.

jueves, 28 de junio de 2018

Cuba rentabiliza su emigración con una doble ciudadanía (española) inconstitucional

MADRID.- En 2017, alrededor de 13.500 cubanos con ciudadanía española solicitaron la ayuda otorgada por el Gobierno de Madrid a “personas en extrema necesidad”. Cada uno de los elegidos, cuyo número en esa ocasión sobrepasó los 5.700, recibió 200 euros, una cifra irrelevante a los ojos del europeo común, pero que en la Isla basta para marcar diferencias de peso en prácticamente cualquier economía familiar, según revela www.elconfidencial.com.

“Mire si es importante que el año pasado, con ese dinero, pudimos comprar hasta la cuna de mi bisnieto”, confiesa Marta, una habanera de 76 años de edad que gracias a la Ley de Memoria Histórica (LMH) adquirió la ciudadanía porque su abuelo llegó a la Isla en 1911. Nunca ha visitado España, ni tiene entre sus planes hacerlo. Cruzar el Atlántico es en realidad el sueño de sus dos hijas y su nieto mayor, a quienes no desalienta ni siquiera el temor a “la crisis”. “Se puede ir a probar suerte allá o en cualquier otro lugar del mundo. El pasaporte español abre muchas puertas”, opinan.
Alexander, otro habanero, lo sabe por experiencia. Desde el día en que se hizo ciudadano español a vida le cambió para mejor. Dejó su trabajo de contador en una empresa estatal, reunió ahorros y comenzó a viajar como “mula” a países del Caribe y a Rusia, trayendo ropas, artículos electrónicos y piezas de autos. “Cuando eliminaron la prohibición de salir al exterior, ya yo llevaba alrededor de tres años yendo y viniendo, y había aprovechado al máximo ese mercado. Con el dinero que gané, pude montar mi propio negocio (una casa de arrendamiento a extranjeros), algo que me hubiera resultado imposible siendo solo un ‘cubano de Cuba’”.
'Convertirse' en español es una de las opciones preferidas por los lugareños en su objetivo de traspasar las fronteras de la Isla. Pero no es la única a disposición de su ingenio. “En los años que llevo en este negocio, he visto de todo: negros ‘carbón’ haciéndose papeles para viajar a Alemania o blancos retintos que dicen estar a punto de recibir la ciudadanía jamaicana. Con tal de ‘montarse en el avión’, hay gente que es capaz de casi cualquier cosa”, cuenta María del Carmen, dueña de un negocio de impresión de documentos en el municipio capitalino de Plaza de la Revolución.
Los hechos le dan la razón. Solo gracias a la LMH, más de 100.000 cubanos han obtenido la ciudadanía española y un número similar se encuentra en trámites para hacerlo. A ambos grupos deben sumarse los miles de estudiantes que cada año se agencian becas universitarias, tanto en España como en naciones latinoamericanas -Brasil, Chile y México son las más “solicitadas”–, en una tendencia que no parece llamada a revertirse.
En enero, las estadísticas oficiales aseguraban que alrededor de 819.000 819 cubanos habían viajado al exterior desde la entrada en vigor de la “nueva legislación migratoria” promulgada cinco años antes. Aunque la misma nota resaltaba que “solo 11% de esos viajeros establecieron su residencia permanente en otro país y pasaron a tener estatus de emigrado”, cualquier hijo de vecino sabe que buena parte de los incluidos en el restante 89% no viven en la Isla.
“La mayoría viene una o dos veces al año, por pocos días, para ver a la familia o que le atienda el médico”, reconoce una funcionaria de la Dirección de Inmigración e Identificación, la dependencia del Ministerio del Interior a cargo del tema. La ley, sin embargo, es clara al respecto: “Todos los ciudadanos cubanos pueden permanecer hasta 24 meses en el exterior, sin que por ello pierdan su residencia permanente”.
A comienzos de este mes, las autoridades de La Habana dieron el pistoletazo de salida para la redacción de una nueva Carta Magna. La tarea está en manos de una comisión de 33 miembros encabezada por Raúl Castro, quien a mediados de abril -durante la entrega oficial de la presidencia- ya había anticipado un texto sin grandes sorpresas. En particular, respecto al sistema político: “el Partido debe continuar como vanguardia organizada y fuerza dirigente superior de la sociedad y el Estado, como establece el Artículo número 5 de la actual Constitución, y que en la próxima defenderemos que se mantenga en el mismo Artículo”, señaló enfático.
De acuerdo con observadores, los principales temas en la agenda tendrán que ver con la limitación formal de los mandatos públicos, la reorganización del aparato burocrático y la modificación del articulado relativo a las formas de propiedad (sobre todo, para dar amparo a la inversión extranjera). Tampoco sorprendería un reconocimiento explícito a la diversidad sexual, como “pago” por el respaldo de la comunidad LGTBIQ.
Uno de los puntos por definir en el nuevo texto constitucional es el estatus de los cerca de dos millones de cubanos radicados fuera de la Isla y los cientos de miles que ostentan alguna otra ciudadanía, circunstancia esa última expresamente prohibida por la ley. De hecho, todavía los reglamentos del Partido Comunista consideran inaceptable que sus militantes posean “otra ciudadanía además de la cubana”. 
Tal fue la condición de un número indeterminado de acogidos a la Ley de Memoria Histórica, quienes debieron abandonar las filas en años recientes.
Tanto rigor para con los integrantes de la “vanguardia política de la Revolución” contrasta con el pragmatismo respecto a otros sectores. En especial, cuando el asunto se mira bajo el prisma de la economía. Así lo confirmaba a principios de este mes el embajador de La Habana en Washington, José Ramón Cabañas, al intervenir en un evento organizado por el Center for International Policy. 
“El principio por el que nos regimos es que todo cubano –y puede que tenga una segunda o una tercera ciudadanía– cuando vuelve a Cuba, en nuestra frontera, es cubano. Y no esperamos ningún cambio en ese sentido”. En otras palabras, todos los nacidos en la Isla deben contar con su pasaporte local, incluso si llevan décadas residiendo en el exterior.
El problema radica en los dilatados trámites establecidos para adquirir ese documento (válido durante seis años) y su alto precio: 90 euros si el proceso se desarrolla dentro de la Isla; entre 180 y 310 euros más allá de fronteras, dependiendo del sitio de residencia del emigrado (el coste más alto es en Estados Unidos). Además, cada dos años es obligatoria la renovación de la cartilla, previo pago de sumas que van desde los 90 euros hasta alrededor de 140.
Se trata de un negocio redondo, sobre todo si se tiene en cuenta que solo en 2017 más de 430.000 cubanoamericanos viajaron a su país natal, continuando la tendencia progresiva de calendarios anteriores.
“Fue a raíz de la entrada en vigor de la ley española De la Memoria Histórica, más conocida entre nosotros como Ley de Nietos, que apareció esta duplicidad, pues los cubanos que no tenían interés de perder la ciudadanía cubana adquirieron la ciudadanía española con la finalidad de acceder con más facilidad a los trámites de salida del país”, explica en un detallado estudio sobre el tema la doctora en Ciencias Jurídicas Martha Prieto Valdés, profesora de Derecho Constitucional y teoría general del Estado en la Universidad de La Habana. Todas las constituciones promulgadas en la Isla a lo largo de su historia han tenido como principio que la “adquisición de otra ciudadanía provoca la pérdida de la ciudadanía cubana (pero) esa pérdida no es automática, ni podría serlo (…) al no existir la vía para la renuncia de la ciudadanía originaria”, señala.
A juicio de la catedrática, la solución más viable pasaría por brindar “la posibilidad de tener dos ciudadanías (…) una pasiva y otra en ejercicio”, aunque con la condición de que en el territorio nacional “el cubano solo podrá ostentar, reclamar y ejercer los derechos y deberes que derivan del vínculo político-jurídico con el Estado cubano”.
La decisión final que al respecto adopten los constituyentes es una incógnita virtualmente imposible de anticipar. Sin embargo, analistas como el también doctor en Ciencias Jurídicas Julio Antonio Fernández Estrada, han llamado la atención sobre el hecho de que en dicha comisión no tiene plaza ningún investigador especializado en Derecho o tan siquiera los principales directivos del Ministerio de Justicia, el Tribunal Supremo y la Fiscalía General de la República.
A todas luces, la constitución por venir será confeccionada como un traje a la medida de las urgencias que afronta la dirigencia cubana, la cual tiene entre sus prioridades incrementar ingresos. Poco importa si estos llegan cruzando fronteras.

domingo, 27 de mayo de 2018

Florida declara el estado de emergencia por la llegada de ‘Alberto’


MIAMI.- El gobernador del estado norteamericano de Florida, Rick Scott, ha declarado el estado de emergencia en toda la región con motivo del acercamiento de la tormenta subtropical ‘Alberto’, citando motivos de seguridad ante la llegada de lluvias torrenciales y vientos de alta intensidad.

El gobernador ha establecido a través de su cuenta personal de Twitter, que ha declarado el estado de emergencia “para garantizar que el estado de Florida tiene los recursos necesarios que pueda necesitar para mantener a sus familias a salvo y estar preparado ante la llegada de lluvias torrenciales e inundaciones provocadas por la tormenta subtropical ‘Alberto'”.
En la rueda de prensa que las autoridades locales han ofrecido en el centro de operaciones de Tallahasse, el gobernador ha instado a la población a “tomarse en serio” la tormenta, al tiempo que les ha advertido de su gravedad.
El Centro Nacional de Huracanes (NHC, según sus siglas en inglés) de Estados Unidos habría advertido el pasado viernes de que la tormenta subtropical ‘Alberto’ se mueve lentamente sobre el noroeste del mar Caribe y se espera que se fortalezca gradualmente en las próximas 48 horas mientras se dirige al Golfo de México.
La tormenta se encuentra a 160 kilómetros al sur-sureste de Cozumel, en México, con vientos máximos de hasta 65 kilómetros por hora, según ha afirmado el NHC con sede en Miami.
“Se esperan fuertes lluvias que afecten a la península del Yucatán, el occidente de Cuba, Florida y la costa noreste del Golfo durante este fin de semana”, ha señalado el NHC, que ha añadido que “se espera que Alberto disminuya su velocidad después de llegar hacia el interior”.
Además, se espera que ‘Alberto’ llegue mañana lunes a la costa estadounidense del Golfo.

Así serán los huracanes en el futuro

MADRID.-El próximo viernes arranca la temporada de huracanes en el Atlántico. El pronóstico de la NOAA (Agencia Nacional del Océano y la Atmósfera de Estados Unidos) indica que será más activa de lo normal. El organismo científico predice entre 10 y 16 tormentas tropicales, de las cuales la mitad se convertirían en huracanes y al menos cuatro podrían transformarse en huracanes mayores, con una categoría tres o superior.

Este pronóstico coincide con la publicación de un estudio del Centro Nacional de Investigación Atmosférica (NCAR) que ofrece un retrato sobre los huracanes del futuro. «Es probable que el calentamiento antropogénico cause que los ciclones tropicales sean más intensos en promedio. Esto implicaría un aumento aún mayor en la capacidad destructiva potencial de una tormenta», explica a La Voz de Galicia, Tom Knutson, meteorólogo de la NOAA. 
La investigación, que ha analizado 22 tormentas tropicales, concluye que los huracanes serán más fuertes, lentos y con mayor capacidad de generar precipitaciones. «Los modelos proyectan un aumento del orden del 10 y 15 por ciento de lluvia en una área de cien kilómetros alrededor centro de la tormenta», añade Knutson. 
Los científicos han realizado una proyección a partir de huracanes que se han formado en los últimos años. Uno de ellos fue el ciclón Ike, que en el 2008 provocó vientos de hasta 280 kilómetros por hora que sembraron el caos en el Caribe y dejaron 180 fallecidos. 
Ese mismo huracán tendría a finales de siglo vientos un 13 % más intensos, sería un 34 % más húmedo y se desplazaría un 17 % más despacio. 
La velocidad de un huracán se encuentra entre los factores principales que influyen en su impacto. El año pasado, Harvey se convirtió en el huracán más lluvioso en Estados Unidos tras generar 1.200 litros por metro cuadrado en 48 horas. En parte por su lento movimiento, que le permitió alimentarse constantemente de la humedad que desprende el Caribe.
El cambio climático no solo provoca un calentamiento de la atmósfera sino también del océano. El aumento de la temperatura del agua podría incrementar la posibilidad de que los ciclones afecten a Europa en su camino de vuelta por un Atlántico más cálido. 
Los huracanes, a diferencia de las borrascas, se alimentan de aguas por encima de los 26 grados y llegarían al continente empujados por los vientos del oeste. Esto ocurrió el año pasado. Por primera vez en la historia, un huracán mayor, de categoría 3 afectó a Galicia. ¿Fue un caso aislado o el primero de muchos que están por llegar este siglo?.

viernes, 25 de mayo de 2018

Muere otra de las tres supervivientes del accidente de avión de La Habana

LA HABANA.- Otra de las tres supervivientes del vuelo que se estrelló hace una semana en La Habana, la cubana Emiley Sánchez, de 40 años, falleció esta madrugada, lo que eleva a 112 el número de víctimas del siniestro, informó una fuente oficial.

Sánchez murió a la 1.45 de la noche (5.45 GMT) en el hospital Calixto García de La Habana, donde se encontraba ingresada desde el día del accidente a consecuencia de las "severas lesiones traumáticas y quemaduras" sufridas, indica un comunicado del Ministerio de Salud Pública difundido en los medios estatales.
En ese mismo centro hospitalario permanece internada en estado crítico la joven cubana de 19 años Maylén Díaz, quien ahora es la única superviviente del vuelo DMJ-972 de Cubana de Aviación que el 18 de mayo se estrelló poco después de despegar del aeropuerto de La Habana con 113 personas a bordo, entre ellas cinco niños
"Su estado era crítico extremo con un pronóstico desfavorable, manteniendo un deterioro progresivo, el cual no fue posible revertir por la aparición de complicaciones, a pesar del esfuerzo del equipo multidisciplinario a cargo de su atención durante los seis días de tratamiento intensivo", refiere la nota oficial.
Sánchez, como más de la mitad de los fallecidos en el accidente, era natural de la provincia oriental de Holguín (unos 700 kilómetros al este de La Habana), adonde se dirigía el avión siniestrado.
Según los partes médicos difundidos a lo largo de esta semana, la mujer tenía quemaduras en más del 40 por ciento del cuerpo, la mayoría de ellas de tipo profundo.
A la catástrofe sobrevivieron inicialmente tres mujeres, pero una de ellas -Grettel Landrove, de 23 años- también falleció el pasado lunes por el daño neurológico severo sufrido en el siniestro.
La única superviviente que queda, Maylén Díaz, no tiene quemaduras pero sí graves traumatismos por la violenta colisión, y su estado es crítico extremo con pronóstico reservado.
El vuelo DMJ-972 de Cubana de Aviación se estrelló el 18 de mayo en una zona de cultivos a un kilómetro del aeropuerto de La Habana por causas que aún se investigan.
El aparato siniestrado, que Cuba operaba en régimen de alquiler, era un Boeing 737-200 construido en 1979 y propiedad de la aerolínea compañía mexicana Global Air, a la que las autoridades de México han suspendido temporalmente las operaciones mientras se dilucida lo ocurrido.
Los fallecidos son 101 cubanos y once extranjeros, de los que siete eran mexicanos -incluyendo a los seis miembros de la tripulación-, dos argentinos y dos saharauis, uno de ellos también con nacionalidad española.

miércoles, 23 de mayo de 2018

Cuba desoyó una auditoría sobre la compañía del avión siniestrado recomendando no contratarla

MADRID.- Mientras Cuba sigue llorando a sus víctimas - una de las tres supervivientes murió ayer, lo que eleva la cifra de muertos a 111- siguen emergiendo informaciones que confirman la negligencia de la compañía Cubana de Aviación al haber alquilado el aparato siniestrado, un Boeing 737-200, a la mexicana Global Air. Tras el accidente del pasado viernes, han reaparecido denuncias sobre irregularidades y diversos incidentes contra la empresa mexicana en varios países del continente americano, lo que no le ha impedido seguir operando en algunos de ellos, según el diario español Abc

El portal Martí Noticias, contrario al régimen cubano y que durante tres décadas ha dado voz a la disidencia, se hizo eco ayer de un informe que recoge nueve auditorias en diferentes aparatos de Global Air a lo largo de más de seis meses. La conclusión es una recomendación: «NO CONTRATAR bajo ningún concepto los servicios de esta Aerolínea». Algo que no ha sucedido.
El documento, redactado por Ernesto Rodríguez Martín, inspector de Seguridad Operacional de Cubana de Aviación, en 2009, fue remitido al director Adjunto de Seguridad Operacional de Cubana de Aviación, Tony Correa.
En él se desglosan una a una las incidencias apreciadas por Rodríguez Martín en los aviones Boeing 737-200 de la compañía Global Aire, que van desde la falta de chalecos salvavidas, la póliza de seguros vencida, las ruedas degastadas o con baja presión; radar metereológico inactivo, fuego en la cabina de mando o una aproximación frustrada en el aeropuerto de Guatemala.
También menciona la precariedad en la que trabajan los pilotos en cuanto a instrumentos de navegación, pues en uno de los vuelos aprecia un GPS portátil, «propiedad del copiloto», que tenía la batería baja «pues él tenía que comprárselas».
Tras detallar cada una de las auditorias, el inspector concluye afirmando que los vuelos «se caracterizaron por un grupo significativo de violaciones elementales de los estándares para explotar una aeronave».
Entre ellas destaca, el «deficiente estado técnico de las aeronaves», que califica de bastante deteriorado y en las que se aprecia en ocasiones la ausencia de salvavidas en aparatos que vuelan «más de dos horas sobre el agua»; violaciones de los procedimientos ATC (control del tráfico aéreo) en territorio nacional, deficiente preparación técnica de las tripulaciones. Entre los incidentes graves ocurridos en vuelo, sin informar a la empresa, menciona: «Una aeronave presentó fuego en cabina de mando en Manzanillo, otra explotó una goma durante un aterrizaje, otra aeronave operó con baja presión de nitrógeno en las gomas (ruedas), detectado por los pasajeros, provocando seria demora del vuelo [tres horas]».
Y concluye: «Por todo lo anterior se trae como propuesta se tome el acuerdo de NO CONTRATAR bajo ningún concepto los servicios de esta Aerolínea».
A pesar de esta recomendación, Cubana de Aviación ha seguido alquilando aparatos a Global Air
El aparato siniestrado el pasado viernes, que había comenzado a operar en 1979, había pasado los controles de mantenimiento, según confirmó la Dirección General de Aeronáutica Civil de México (DGAC). 
Sin embargo, tras la publicación de numerosas incidencias con los vuelos de esta compañía, las autoridades mexicanas han decidido suspender de forma temporal sus operaciones para ser sometida a «una verificación extraordinaria mayor», para comprobar si la compañía, registrada bajo el nombre de Aerolíneas Damojh y propiedad del español Manuel Rodríguez Campos, cumple todas las normativas requeridas.

martes, 22 de mayo de 2018

Muere una de las tres supervivientes del accidente del avión

LA HABANA.- Una de las tres supervivientes del avión siniestrado el viernes en La Habana ha fallecido este lunes, lo que sitúa el número de víctimas mortales en 111, según ha informado el Ministerio de Salud Pública de Cuba.

Gretell Landrove Font, de 23 años, ha muerto en el Hospital Universitario General Calixto García debido a las lesiones traumáticas sufridas en el accidente aéreo.
"Con profundo dolor informamos de que en la tarde de este lunes 21 de mayo, a las 15:45 horas, falleció la paciente Gretell Landrove Font, natural de Holguín, (...) como consecuencia de las severas lesiones traumáticas sufridas en el accidente aéreo ocurrido el pasado viernes 18 de mayo de 2018", ha anunciado el Ministerio cubano, según ha recogido el diario local 'Granma'.
Según el Ministerio de Salud, la joven se encontraba en estado "crítico extremo" y, a pesar de los esfuerzos del equipo médico, no ha sido posible salvar su vida.
Las otras dos supervivientes continúan ingresadas en estado crítico con quemaduras y traumatismo craneoencefálico, según han informado funcionarios cubanos.


sábado, 19 de mayo de 2018

Cuba recupera una de las cajas negras del avión siniestrado en La Habana


LA HABANA.- Especialistas cubanos recuperaron hoy "en buenas condiciones" una de las cajas negras del avión accidentado ayer viernes en La Habana, en el que murieron más de 100 personas, y esperan pronto tener acceso al otro dispositivo, informó hoy el ministro de Transporte de Cuba, Adel Yzquierdo.

Yzquierdo declaró a la televisión estatal cubana sobre la marcha de la investigación en el lugar del siniestro: una zona de cultivo situada a un kilómetro de la Terminal 1 del Aeropuerto Internacional José Martí, donde "trabajan intensamente" los investigadores.
"Ya una caja negra la tenemos en nuestras manos, en buenas condiciones, en buen estado de conservación, y la otra debemos tenerla en las próximas horas en manos de la comisión creada para analizar las causas del accidente", especificó Yzquierdo.
En el siniestro, ocurrido ayer viernes a las 12.08 hora local (16.08 GMT), murieron 110 personas -entre ellos varios niños y un bebé- de las 111 que viajaban a bordo del vuelo DMJ-972, que cubría la ruta entre La Habana y Holguín (este).
El ministro cubano afirmó que en la madrugada de hoy culminó el traslado de los restos de las víctimas hacia el Instituto de Medicina Legal en La Habana, donde actualmente esperan familiares de los fallecidos para ofrecer muestras genéticas y pruebas que ayuden en el proceso de identificación.
"Tenemos claro el listado de pasajeros, lo vamos a publicar en las próximas horas", adelantó Yzquierdo.
Hasta el momento los especialistas forenses cubanos han logrado identificar a 10 de los 110 muertos en el siniestro.
El primer vicepresidente cubano, Salvador Valdés, destacó "el esfuerzo, la dedicación y la profesionalidad del personal de salud y sobre todo de Medicina Legal.
Valdés también agradeció las muestras de apoyo y solidaridad con Cuba ante esta catástrofe, uno de los peores desastres aéreos en la historia de la isla.
El avión accidentado, un Boeing 737 rentado por Cubana de Aviación a la compañía mexicana Global Air, se precipitó a tierra minutos después de despegar, por causas aún sin esclarecer.
Entre las más de 100 víctimas del siniestro, en su gran mayoría cubanas, hay también una pareja argentina, dos hombres saharauis y una mujer mexicana, a los que se suman los seis miembros de la tripulación de la aeronave, también mexicanos.
Las tres únicas supervivientes, todas mujeres y cubanas, permanecen ingresadas en el hospital Calixto García de La Habana con "pronóstico reservado" y condición estable pero muy grave.

viernes, 18 de mayo de 2018

Tres supervivientes y más de cien muertos tras estrellarse un avión en La Habana

LA HABANA.- Tres personas sobrevivieron al accidente aéreo ocurrido hoy al estrellarse un Boeing 737 de Cubana de Aviación que acababa de despegar del aeropuerto internacional de La Habana con destino a la provincia de Holguín (este de la isla), según informaron hoy medios oficiales.

Las heridas, tres mujeres, se encuentran en estado crítico y han sido hospitalizados, según el diario estatal Granma.
El vuelo llevaba a bordo al menos 104 pasajeros y nueve tripulantes extranjeros, y se precipitó a tierra entre las localidades de Boyeros y Santiago de las Vegas. Aún no se han divulgado detalles sobre la nacionalidad de los pasajeros, entre los que viajaban cinco niños, uno de ellos un bebé menor de dos años.
En las inmediaciones del aeropuerto José Martí se observa una intensa columna de humo y numerosas dotaciones de bomberos, policía y asistencia médica se encuentran en la zona.
Según la televisión estatal cubana, la aeronave se precipitó a tierra entre las localidades de Boyeros y Santiago de las Vegas, tras despegar desde el aeropuerto internacional José Martí en dirección a la provincia de Holguín (este de la isla).
Se trata de un Boeing-737 que cayó a tierra poco después de despegar y que pertenece a la compañía mexicana Damojh, según la directora de Transporte Aéreo de Cuba, Mercedes Vázquez citada por la agencia estatal Prensa Latina.
La principal carretera que conduce al aeropuerto de La Habana está cortada a unos 8 kilómetros de las instalaciones.
El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, afirmó que la respuesta de las fuerzas sanitarias y de salvamento al "lamentable" accidente del avión fue "inmediata", y adelantó que las noticias sobre supervivientes "no son nada halagüeñas".
"Se siguieron de inmediato las acciones que están previstas en los planes para eventos de este tipo. Se ha organizado todo, se extinguió el fuego, se están identificando los restos y ya se creó una comisión para investigar el hecho", dijo el mandatario a la televisión estatal cubana desde el lugar del siniestro.
Díaz-Canel insistió en que "se van a hacer todas las investigaciones" para esclarecer las causas del accidente y envió condolencias a los familiares de las víctimas de la aeronave, en la que viajaban 104 pasajeros y nueve tripulantes, estos últimos de nacionalidad extranjera.

El gobernante acudió al sitio del suceso, a un kilómetro y medio de la Terminal 1 del Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana, junto a varios ministros y autoridades del gobernante Partido Comunista de Cuba (PCC, único legal) en la capital cubana.
Agregó que la aeronave, que cubría la ruta Habana-Holguín (este), se estrelló "en un campo de cultivo, por lo que no se dañó ninguna instalación ni ninguna vivienda" y resaltó la actitud de los vecinos del lugar, los primeros en ofrecer auxilio a los heridos.
Por otro lado, la aerolínea mexicana Global Air confirmó ser la compañía propietaria del Boeing 737. Fuentes de la compañía, registrada también como Damojh Aerolíneas, explicaron que están "esperando que las autoridades cubanas confirmen el número de supervivientes y la nacionalidad de las víctimas".
Global Air fue fundada en 1990 en la ciudad mexicana de Guadalajara y se dedica a proveer aviones a otras operadoras de vuelo, como el caso de la aeronave accidentada.